Coaching sistémico: las claves para entender qué es y sus beneficios

Es imposible que escapes. ¡Estás encerrado dentro del sistema! Toda tu vida podría explicarse como un conjunto de sistemas que interactúan entre sí. Y tú estás en medio de todo ese caos. De hecho, seguro que muchas veces te has sentido así: atrapado, controlado, sin poder agitar tus alas con libertad. Esto suele pasar (a mi también me pasa). Y la explicación la tiene el coaching sistémico. 

Soy Diego L. Rodríguez, experto en coaching oncológico y superviviente de cáncer. En este artículo te voy a explicar las leyes sistémicas. ¿Sabes que una acción puntual de un miembro repercute en todo el sistema? Es un poco injusto, pero es así. Si lo llevamos al extremo, me recuerda al comunismo de Stalin. Donde un conjunto de elementos (personas) interrelacionados dan protagonismo al sistema. 

PASO 1: 

Suscríbete a mi canal.

PASO 2: 

Dicen que una imagen vale más que mil palabras…

¡Pero un vídeo vale más que 1000 imágenes! 

Aquí tienes el artículo en formato vídeo, para hacerte la vida un poquito más fácil 😊

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

¿Qué es el coaching sistémico?

Dentro del mundo del coaching existen diferentes enfoques. Uno de ellos es el coaching sistémico. Este enfoque se construye a partir de la siguiente idea: “Todo conjunto de elementos interrelacionados entre sí que compartan características comunes recibe el nombre de sistema”.

A partir de esta idea, el coaching sistémico defiende que las personas son quienes dan vida a los sistemas. Y que, al mismo tiempo, el sistema influye en la evolución de las personas. Es un enfoque que prioriza claramente el bien común al beneficio individual. Lo cual puede ser peligroso si lo llevamos al extremo, así mejor no vamos a hacerlo. 

Y realmente ya está. Esta es la esencia del coaching sistémico. Lo puedes complicar lo que quieras, pero la idea sigue siendo la misma: el coaching sistémico justifica la evolución del ser humano a partir de la unidad. 

¿Qué es un sistema y cuáles son sus características?

Un sistema es un conjunto de elementos interrelacionados. Es decir, donde una acción de un miembro repercute en todo el sistema. Desarrollando más este enfoque, aparecen 5 premisas que caracterizan al coaching sistémico: 

  1. Los miembros del sistema no son elementos aislados. 
  2. Los miembros pierden protagonismo en favor del sistema. 
  3. Cualquier acción de un miembro repercute en todo el sistema. 
  4. Los sistemas comparten un contexto común. Los miembros que se mueven en diferentes contextos forman parte de diferentes sistemas. Y ocupan en cada sistema un rol diferente. 
  5. Para que el sistema crezca y evolucione, los miembros deben regirse por las leyes sistémicas. Luego te cuento cuales son. 

No voy a profundizar en estas características porque ya te las he explicado en otro artículo. Y no es plan de repetirme. Pero si quieres saber más, pincha aquí.  

¿En qué ámbitos es útil el coaching sistémico?

El enfoque del coaching sistémico es bastante pragmático. Puede aplicarse en multitud de casos (fuera y dentro del mundo del coaching). Me recuerda a un buen libro que leí sobre marketing: Tribus, de Seth Godin. Utiliza el coaching sistémico para justificar la forma en la que se relacionan las personas. Y a partir de ahí justifica el enfoque del marketing que él propone. 

El coaching sistémico es útil para entender en qué sistemas te mueves. Por ejemplo, tu familia de origen es un sistema. Tus amigos y tú formáis otro sistema. Cuando estás en el trabajo formas parte de otro sistema. La pregunta es: ¿qué rol ocupas en cada sistema?

Identificar los roles que ocupas en cada sistema es la razón principal por la que debes conocer el coaching sistémico. Seguro que no te comportas igual con tu madre que con tu jefe. Te recomiendo que te apoyes en otras herramientas de coaching que ya te he explicado para profundizar en esto. De todas, la que más se ajusta a la identificación de roles es la ventaja de Johari. 

Es posible que leas o te cuentan que el coaching sistémico se aplica a las empresas. Y es cierto. Pero en mi opinión, el coaching sistémico es un enfoque mucho más amplio como para encasillarlo solo al mundo de la empresa. 

Cómo te puede ayudar el Coaching Sistémico

“Si no tienes dirección, ningún viento te será favorable”. ¿Te suena este dicho popular? Esto es un buen resumen de cómo te puede ayudar el coaching sistémico

Cuando apliques este enfoque del coaching a tu vida personal, vas a darte cuenta de cosas que no sabías.  Cosas que te van a sorprender positivamente y también otras que te van a desilusionar. Estas son las cosas que puedes hacer si aplicas el coaching sistémico: 

  • Identifica los sistemas de los que formas parte
  • Identifica qué rol ocupas en cada sistema
  • Busca nuevos sistemas a los que quieras pertenecer
  • En los sistemas de los que ya formes parte, pero no estés a gusto, cambia tu rol. 
  •  

Como sabes, el coaching va de hacerse preguntas. Así que primero aplica el enfoque del coaching sistémico a tu vida. Y después hazte las preguntas correctas: ¿Cómo te ven el resto de los miembros de los sistemas en los que formas parte? ¿Eres importante para el buen funcionamiento del sistema? Etc.

En este enlace puedes descargar un PDF actualizado con las preguntas más poderosas de coaching. Y de paso, leer el artículo sobre cómo lograr que una pregunta se convierta en poderosa. 😉

Las claves del coaching sistémico

El coaching sistémico es una disciplina que desarrolla el psicoterapeuta y pedagogo alemán Bert Hellinger. Y que se compone de 6 leyes que rigen todos los sistemas: 

  1. Ley de pertenencia: Todos los miembros del sistema están conectados al sistema y comparten características comunes al sistema. El resto de los miembros no pueden excluir a ningún otro miembro (en teoría). Si esto sucede, el sistema se resiente.  
  2. Ley de antigüedad: En todo sistema, la veteranía cuenta. Existe una jerarquía emocional que ensalza a los miembros con mayor antigüedad. 
  3. Ley de equilibrio: Es necesario que exista un equilibrio entre lo que se da al sistema y lo que se recibe de él. Si no existe este equilibrio el sistema se rompe. Al principio del artículo te decía que el coaching sistémico me recordaba al comunismo. Ahora ya sabes por qué este sistema político no funciona. “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.
  4. Ley de jerarquía: Los miembros fundadores deben ser respetados y valorados. De igual forma, se debe respetar la cadena de mando. Los miembros con más peso dentro del sistema deben velar por las necesidades de los miembros más débiles. Y estos deben respetar a los primeros. 
  5. Ley de reconocimiento: El sistema debe premiar la meritocracia y otorgar a cada miembro lo que merece de acuerdo con sus resultados. 
  6. Ley de aceptación: Todo sistema se rige por unas normas. Para que un miembro pertenezca al sistema es necesario que conozca y acepte sus normas.  

 

¡Oh yeah! Espero que te haya gustado este artículo con un enfoque diferente del coaching sistémico. Lo cierto es que es un concepto muy potente si sabes utilizarlo. En el próximo artículo vas a descubrir las sinergias que existen entre la PNL y el coaching. Una disciplina que cuando conozcas sus secretos mejorará tus procesos de coaching. 

Un abrazo de los que molan mazo y… ¡Feliz Navidad!

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

Organiza tu Evento

Tranquilo/a, tus datos NO se compartirán con terceros.