Rapport como generar quimica y empatia con cualquier persona

Seguro que te acuerdas de algún momento en el que hayas visto que alguien se da un golpe. Es posible que, al verlo, hayas sentido como si te doliera a ti. Como si tú también te hubieras dado ese golpe. Si esto te ha pasado alguna vez (que seguro que sí, aunque ahora no te acuerdes) … ¡Felicidades! Significa que has entrado en rapport con esa persona. Y eso pasa porque tus neuronas espejo funcionan perfectamente. ¡Así que felicitaciones dobles! 😊

 

Soy Diego L. Rodríguez, experto en coaching oncológico y superviviente de cáncer. En este artículo voy a desvelar, por primera vez en internet, los pasos para hacer un buen rapport. ¿Cómo conseguir armonía y confianza en un proceso de coaching? ¿Qué tono de voz es el correcto? ¿Cómo estás utilizando tu lenguaje corporal? ¿Y cómo influye tu comunicación no verbal en la programación neurolingüística de la otra persona? Muchas preguntas… por suerte tengo también algunas respuestas. Y una técnica comodín que te desvelaré al final de artículo.

PASO 1: 

Suscríbete a mi canal.

PASO 2: 

Dicen que una imagen vale más que mil palabras…

¡Pero un vídeo vale más que 1000 imágenes! 

Aquí tienes el artículo en formato vídeo, para hacerte la vida un poquito más fácil 😊

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

¿Qué es el rapport?

El Rapport más que una herramienta es un estado dentro del proceso de coaching. Bueno, y fuera del coaching también. Para que lo entienda de forma sencilla, estar en rapport es “estar en la misma onda”. Es vibrar al unísono, “conectar con la otra persona”. Se trata de lograr un estado de armonía, confianza y empatiza supremo en el que muchas veces sobre las palabras. Rapport es lograr una comunicación total: una comunicación verbal y no verbal. Consciente e inconsciente. 

Te voy a poner un ejemplo de lo que sería estar en rapport con otra persona. Imagínate un grupo de amigos que están riéndose, hablando e intercambiando opiniones. Todos están en la misma onda. Todos están interesados en lo que se dice y quieren aportar más a la conversación. Ese conjunto de amigos podemos decir que, en ese momento concreto, están en rapport.

Historia del concepto de rapport

El término “rapport” proviene de la palabra “rapporter”. Esta palabra de origen francés tiene 2 significados en su lengua materna: 

  • Traer de vuelta
  • Crear una relación

Rapport es un término bastante utilizado en psicología. Pero, contradiciendo lo que he leído en otros blogs, no proviene de la psicología. Al menos, no directamente. Cómo te voy a explicar más adelante, proviene de la neurociencia. Lo que sí que es cierto es que el rapport fue adoptado por la psicología hace mucho tiempo. Se utiliza para referirse a la conexión de confianza, armonía y empatía que hay entre varias personas. Esto genera que amabas estén cómodas y la comunicación verbal y no verbal fluya. 

Sin lugar a duda, la historia del rapport está ligada con la programación neurolingüística (PNL) y los estilos de conducta. Por eso te he adelantado antes que el rapport nace de la neurociencia, y no de la psicología. El principal precursor del rapport es un referente en el mundo del coaching que seguro te suena: Tony Robbins. Quién define el rapport como la capacidad de entrar en el mundo de alguien y hacerlo sentir que lo entiendes. La capacidad de crear lazos en común. Otro autor que también habla del rapport es Vicens Olive en el capítulo cinco de su libro “PNL & Coaching”.

Pero no pienses que el rapport solo se utiliza en procesos de coaching. ¡Ni de lejos! Milton H. Erickson, también utilizaba el rapport en la hipnosis. Milton fue una de las personas más influyentes en el ámbito de la psicoterapia en el siglo XX. Sentó las bases de importantes líneas dentro de la psicoterapia breve. Y jugó un papel determinante en disciplinas como la programación neurolingüística y la terapia sistémico-estratégica. 😊

¿Qué es el rapport?

Cuando explico qué es el rapport, muchas personas lo confunden con la empatía. Tienden a pensar que es lo mismo. Entiendo el malentendido porque es cierto que el rapport se apoya en la empatía, la armonía y la confianza. Pero no son exactamente lo mismo. De hecho, esto es lo que hace pensar que el rapport es una técnica de origen psicológico y no neurocientífico. 

 

El rapport es una técnica científica y no psicológica. La justificación se encuentra en los compuestos químicos segregados por nuestro cerebro al utilizarlo.  Lo que ocurre en tu cerebro cuando utilizas el rapport es que se activan tus neuronas espejo. Estas neuronas son un descubrimiento relativamente nuevo. Y está teniendo un gran impacto en muchos campos, sobre todo en la psicología. 

 

Vamos a aclarar de una vez por qué la empatía y el rapport no son exactamente lo mismo. La empatía es la capacidad de percibir los sentimientos, pensamientos y emociones de los demás. Esto suele ser posible gracias a las propias experiencias personales. Es decir, conectas lo que le pasa a otra persona con una experiencia tuya del pasado. Al hacer eso, revives las emociones y sentimientos que viviste cuando tú pasaste por ahí. De esa forma eres capaz de percibir y entender lo que está sintiendo la otra persona en este momento.

 

En cambio, el rapport utiliza la empatía para entender desde qué sentimientos habla la otra persona. Sería parecido a “observar con perspectiva desde la barrera”. Pero sin meterse de lleno a torear el problema.  Lo habitual es primero empatizar y luego utilizar el rapport para crear armonía y confianza. En resumen: la empatía te ayuda a entender en qué frecuencia está vibrando la otra persona. Y el rapport es la estrategia que utilizas para que los dos vibréis a la misma frecuencia.

¿Para qué sirve hacer rapport en coaching?

Te lo digo así de claro: el resultado del proceso de coaching va a depender de lo bien que trabajes el rapport al inicio. Tienes que lograr que tu coachee se suelte. Si no nunca vas a poder extraer de la información que necesitas para luego poder ayudarle. Pero no te alarmes. Estoy seguro de que ya trabajar el rapport, aunque lo hagas inconscientemente.

 

Hay tres principales razones por las que te recomiendo que apliques el rapport en tus sesiones de coaching:

  • Facilita generar un ambiente de confianza instantáneo. Tu coachee pasará, literalmente en 10 minutos de no conocerte y estar incómodo a abrirse el canal contigo. Parecerá que os conocéis de toda la vida. De las tres razones, esta es con diferencia la más importante. La estrategia que te voy a explicar después está específicamente diseñada para esto.
  • Contribuye a tu crecimiento personal. Te va a permitir mejorar relaciones que hoy en día tienes un poco olvidadas. Durante el proceso de coaching es importante que generes un contexto de confianza y armonía. De hecho, ya te he enseñado una herramienta específica para lograr esto: la alianza. Y para esto es necesario que tú también te abras.
  • Genera vínculos afectivos con tus clientes. Eso no me mola mucho. Pero te lo cuento porque he comprobado que sucede y que te beneficia como coach. Las personas tendemos a confiar en otras personas que son parecidas a nosotros. Lo hacemos sin darnos cuenta, pero lo hacemos. Así que, si quieres sugestionar o persuadir a alguien, también puedes apoyarte en el reporte para lograrlo. 😊

 

5 técnicas para hacer rapport en coaching

Te voy a enseñar el poder de la fuerza del rapport. De ti depende utilizarlo para ayudar o para hacer daño. De ti depende seguir el camino de la luz o caer en el lado oscuro, mi querido padawan. Mi estrategia para usar el rapport se compone de muchas pequeñas técnicas. Juntas albergan la esencia para lograr armonía, confianza y empatía en tus procesos de coaching.

Ahí van las 5 técnicas que más impacto van a tener si utilizas el rapport: 

  1. Sonríe (casi) siempre. Esta es la llave de entrada al corazón de la otra persona. La sonrisa es capaz de desarmar a cualquier. Es tu mejor arma de la comunicación no verbal. Lograrás que caigan todas las barreras y los problemas que te plantee sean más fáciles de resolver.
  2. Trata a la otra persona por su nombre. Esta técnica no es mía. Me la he copiado del que ha sido el maestro y el padre de las relaciones humanas: Dale Carneige. El nombre de la persona con la que estás hablando te aseguro que es la palabra favorita de esa persona. Es una palabra que le gusta escuchar. Así que cuantas más veces la repitas, mejor. 
  3. Busca conexiones. Es mucho más fácil crear vínculo con una persona con la que ya compartes cosas. Ideas, actividades, sueños… encuentra puntos de conexión entre tú y la otra persona. Y si no existen, invéntatelos. 
  4. Ten paciencia. Mucha, mucha, mucha paciencia. Yo me declaro fan de la guerra de las galaxias. Y para tener paciencia me repito la frase del maestro Yoda: “paciencia tener debes, mi joven Padawan”. Pues eso… ya te he dicho Yoda cuál es el camino a seguir.
  5. Sé optimista. Está demostrado que el ser humano siente un rechazo natural a la gente pesimista. En cambio, la gente optimista genera atracción (y adicción). Esto es así porque tiene que ver con el instinto natural del ser humano para sobrevivir. Nuestro cerebro primitivo asocia la positividad con una mayor probabilidad de supervivencia.

Ejemplos de rapport

Si combinas estas 5 técnicas para aplicar la estrategia del rapport generarás un vínculo empático con la otra persona. Ya verás, te vas a sorprender de lo rápido que conectáis.

 

A continuación, te muestro algunos ejemplos de situaciones donde yo mismo aplico el rapport:

 

  • En coaching. Sobre todo, en la primera sesión de cualquier proceso de coaching que tengo con un cliente nuevo.
  • En mi ámbito personal. Por ejemplo, si un amigo me presenta a su novia. Yo sé que, generando un vínculo con su novia, voy a estar reforzando el vínculo con mi amigo. Así que aplico las técnicas de rapport con ella.
  • En mi familia. Para acercarme más a mis hermanos o reforzar el vínculo con mis padres en momentos puntuales. 

Genera rapport en 3 minutos (técnica secreta)

Habrá conversaciones que se enquisten. Conversaciones en las que no será suficiente con aplicar las 5 técnicas de rapport que te he enseñado. Para este tipo de conversaciones tengo una última técnica. Un comodín. Imita de forma sutil el lenguaje no verbal de la otra persona de estas tres formas

 

  • Siéntate como está sentado ella (en caso de que esté de pie, imita su postura corporal)
  • Habla con su tono de voz
  • Refuerza la emoción que está sintiendo en ese momento.



Si haces esto en menos de 3 minutos generas conexión. Y esto es imposible que salga mal. ¿Sabes por qué lo sé? Porque las 5 técnicas de antes actúan sobre la parte consciente de la persona.  Pero esta estrategia comodín está ideada para convencer su parte subconsciente. Así que no puedes defenderte de ella. 

 

¡Fin! Espero que te haya gustado este pedazo de articulo sobre el rapport, sus técnicas y ejemplos donde puedes aplicarlo. ¡En el próximo post voy a desvelar mis resultados! ¿Conoces la ventana de Johari? Se nos viene cositas muy guay… ¡Así que estate atento!

Un abrazo de los que molan mazo… ¡y Feliz Navidad!  😊

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

Organiza tu Evento

Tranquilo/a, tus datos NO se compartirán con terceros.