Diferencia entre Coaching y Mentoring | Definición, roles, técnicas y en qué casos se aplican

Es habitual utilizar indistintamente los términos coaching y mentoring como si fueran sinónimos. Lo cierto es que son dos disciplinas diferentes que, eso sí, tienen similitudes.

En este artículo vamos a aclarar cuál es la diferencia entre coaching y mentoring explicando en qué consisten, los objetivos que persigue cada uno y sus técnicas.

Principal diferencia entre coaching y mentoring

Aunque hay muchas cosas que los distinguen, la diferencia fundamental entre coaching y mentoring es que el coaching es un proceso de desarrollo ante todo personal, mientras que el mentoring es un proceso de instrucción eminentemente profesional. Para entender mejor esta diferencia, veamos las definiciones de coaching y mentoring.

Qué es el coaching

El coaching es un proceso en el cual un coach guía, entrena y acompaña a una persona o grupo de personas para el cumplimiento de sus metas personales, sociales y profesionales. Para ello se utilizan diferentes técnicas que buscan desarrollar habilidades relacionadas con el autoconocimiento, la comunicación, la gestión de las propias emociones y la mejora de la relaciones sociales, entre otras. 

La función del coach es guiar a una persona en el camino hacia el logro de sus objetivos. Orientarle y proporcionarle herramientas prácticas que le permitan, en primer lugar, averiguar qué quiere. Y en segundo lugar, tomar las mejores decisiones para conseguir lo que quiere.

Qué es el mentoring

El mentoring es un proceso por el cual un experto en una determinada área transfiere sus conocimientos, forma y supervisa a una persona en el aprendizaje de una serie de competencias. Es decir, el mentor se encarga de instruir a una persona valiéndose de su experiencia y conocimiento en profundidad de un ámbito concreto.

La función esencial del mentor es ayudar a un trabajador, profesional o directivo a desarrollar una serie de competencias que le permitirán desempeñar mejor su trabajo, aprender uno nuevo o ejercer un determinado rol. En cierto modo, se parece a una tutoría y proporciona un crecimiento más integral que el coaching.

Diferencias entre coaching y mentoring

Diferencias en los objetivos

El coaching se enfoca en la consecución de resultados determinados, mientras que el mentoring trata de transmitir conocimientos sobre una materia para su aplicación efectiva. Dicho de otra forma, el proceso de coaching es como un viaje en el cual hay una meta. Por ello, su éxito depende de alcanzar esa meta. Y por lo tanto, su efectividad es relativamente fácil de contrastar. 

Por su parte, el mentoring es un tipo de formación especializada que busca un aprendizaje que no se puede cuantificar o medir fácilmente. Normalmente, el objetivo del mentoring es que la persona alcance su versión más productiva y eficiente para la empresa. En el caso del mentoring de líderes o mandos intermedios (el más común), este trata de conseguir un liderazgo beneficioso para la organización.

Esta diferencia entre coaching y mentoring implica que el coaching busca una transformación más a corto plazo, resolver una necesidad. Mientras que el mentoring trata de aportar conocimientos que generen resultados positivos en el futuro.

Por otro lado, y a un nivel más concreto, entre los objetivos del coaching suelen estar: conseguir bienestar emocional, mejorar las relaciones sociales, lograr propósitos de vida, conseguir un salto profesional, superar determinadas situaciones, cambiar o eliminar hábitos y conductas, etc. Es decir, propósitos intrapersonales

En cambio, el mentoring persigue objetivos que, en última instancia, benefician a una organización o colectividad. Por ejemplo: ser más eficiente en el trabajo, ser mejor líder, lograr una mejor gestión de los recursos y el tiempo, ser rápido en la resolución de problemas, estimular la creatividad y la innovación, mejorar la toma de decisiones, etc.

Diferencias metodológicas

En el coaching se utilizan, en mayor medida, herramientas. Con estas herramientas se pretende ante todo que el cliente pueda tomar mejores decisiones de forma objetiva. Además, las herramientas de coaching se traducen en una serie de tareas que debe realizar el coachee. Es por ello que se trata de un aprendizaje práctico.

En cambio, el mentoring parte de un concepto más subjetivo en el que la experiencia del mentor es el valor más importante. Es decir, es el mentor, en calidad de experto y como ejemplo de éxito y buen hacer, el que imparte sus conocimientos, explica sus puntos de vista y comunica sus opiniones y valoraciones, las cuales están avalados por su trayectoria. Por tanto, se trata de un aprendizaje más teórico.

Diferencia de duración

Al buscar el logro de unas metas determinadas, la duración del coaching es indefinida. Dependerá de la rapidez del coachee en su proceso de aprendizaje, del ritmo de las sesiones que se lleven a cabo y otros factores. Sin embargo, habitualmente la duración de un servicio de coaching suele ser corta, ya que los resultados se suelen conseguir en poco tiempo. Y cuando esto pasa, se da por finalizado el servicio. 

Por el contrario, el mentoring suele prolongarse un poco más en el tiempo, ya que el éxito del mismo no depende la realización de una serie de ejercicios, sino de la calidad de la relación entre la persona y el mentor y su aprovechamiento. Además, su efectividad es difícilmente identificable a corto plazo.

Diferencias de rol

El coach tiene un rol más didáctico y pedagógico. Se focaliza en las tácticas que puede seguir el cliente para el logro de sus objetivos. A diferencia del coach, el mentor profundiza en la estrategia, es más reflexivo. Es por ello que los resultados del mentoring se observan más a largo plazo. 

El coach guía. El mentor asesora y recomienda. El coach ayuda y acompaña. El mentor enseña e instruye. El coach fomenta el autodescubrimiento del cliente. El mentor inculca su visión estratégica. El coach entrena. El mentor dirige. El coach te ayuda a encontrar tus propias respuestas. El mentor te da las respuestas a tus preguntas.

Diferencias relacionales

El coachee y el coach tienen una relación de igual a igual en la que la finalidad es alcanzar juntos los objetivos planteados por el cliente. En cambio, la relación entre mentor y mentorizado sigue un modelo maestro-aprendiz en el que el mentor tiene una posición de cierta autoridad.

Diferencias conversacionales

La metodología del coaching suele centrarse en la realización de preguntas y proposiciones por parte del coach para generar la reflexión del coachee. En este sentido, se trata de una conversación más estática, dirigida por parte del coach.

Este proceso es distinto en el caso del mentoring, donde tanto mentor como cliente mantienen una conversación fluida y bidireccional, más natural, en la que se transmiten experiencias e impresiones en ambos sentidos.

Coaching o mentoring, ¿qué es mejor?

La respuesta a esta pregunta está en el para qué. El mentoring es una herramienta altamente recomendable en el ámbito de las empresas, el emprendimiento y los negocios. Sirve para nutrir y enriquecer a futuros líderes y profesionales por medio de la transmisión de conocimiento por parte de un especialista. En cambio, el coaching es un servicio que otorga beneficios a nivel personal a través de un proceso más estandarizado y sistemático.

Similitudes entre coaching y mentoring

El coaching y el mentoring se parecen en que en ambos casos son ejercidos por profesionales con buena predisposición a la escucha activa, la confianza en el cliente y alto grado de empatía. Ambos procesos son, además, confidenciales, como mecanismo para garantizar la privacidad de los asuntos personales. Otras semejanzas importantes entre coaching y mentoring son:

  • Ambos suelen partir de un plan de acción diseñado para alcanzar unos objetivos.
  • Tanto el coaching como el mentoring tratan de conseguir que el cliente progrese como persona y/o como profesional.
  • En ambos casos se adquieren nuevas habilidades que puedes aplicar en el futuro.
  • Los dos procesos requieren un compromiso máximo por parte del cliente. 
  • Son procesos en los que se trabajan y desarrollan las habilidades blandas, también llamadas capacidades transversales.
  • Utilizan técnicas basadas en preguntas para facilitar la reflexión y la toma de decisiones.
  • Evalúan los resultados del proceso para comprobar el éxito del mismo.

 

Consigue GRATIS la guía MÁS COMPLETA de PREGUNTAS PODEROSAS para Coaching ¡ordenadas por temáticas! 😱 (Te interesa)

Consigue GRATIS la guía MÁS COMPLETA de PREGUNTAS PODEROSAS para Coaching ¡ordenadas por temáticas! 😱 (Te interesa)

Organiza tu Evento

Tranquilo/a, tus datos NO se compartirán con terceros.