#TodoCoaching

5 estrategias efectivas para dejar de procrastinar

¡Olvídate de lo urgente y deja de retrasar lo importante! Nos distraemos con facilidad. Con demasiada facilidad. Y esto hace que posterguemos las cosas importantes para más adelante. Es decir, te hace procrastinar Esto es bastante habitual y mucho más ahora con las redes sociales. 

Soy Diego L. Rodríguez, psicoterapeuta especializado en oncología y superviviente de cáncer. En este artículo vas a descubrir 5 estrategias efectivas para dejar de procrastinar. Y al final del artículo te revelaré cuál es la que a mi mejor me funciona. Vamos al lío. 😉



PASO 1: 

Suscríbete a mi canal.

PASO 2: 

Dicen que una imagen vale más que mil palabras…

¡Pero un vídeo vale más que 1000 imágenes! 

Aquí tienes el artículo en formato vídeo, para hacerte la vida un poquito más fácil 😊

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

¿Qué es la procrastinación?

Lo primero que debes saber antes de continuar es qué significa procrastinar. Según la RAE, un sinónimo de procrastinar es aplazar o diferir en el tiempo. Esto equivale a que tienes algo importante que hacer, pero en lugar de ponerte con ello, lo dejas para hacerlo luego. Y así en un bucle infinito que acaba derivando en no hacerlo nunca. 

Ejemplos y razones de procrastinación

Estas son algunas de las razones más comunes por las que solemos procrastinar: 

  • Ser perfeccionista. Querer llevar las cosas al extremo está bien. Eso sí, elige bien en qué centrar tu energía. 
  • Pereza. A veces la razón más sencilla de por qué no hacemos algo importante es porque no nos apetece. 
  • Falta de disciplina. Es parecida a la pereza. Si no tienes ganas, dejas eso que tienes que hacer de lado. 
  • Miedo al fracaso. Cuando piensas que, si fallas los demás te culparán, evitas hacer tareas importantes. 

¿Por qué tenemos el hábito de procrastinar?

Procrastinar es mucho más que un mal hábito provocado por la falta de disciplina. Procrastinar es una tendencia natural de la especie humana. Obviamente, no estoy diciendo que el motivo de aplazar las cosas importantes esté en la genética. Pero sí que es cierto que ensayos psicológicos lo han relacionado con el comportamiento humano.

Estos son los 5 principales motivos por los que tienes a procrastinar:

  1. La actividad que tienes que desarrollar no es un hábito. Y esto hace que entre en conflicto con otros hábitos que a nivel mental tienen preferencia para ti.
  2. Al procrastinar, no aparece un castigo inmediato. Lo que nos permite retrasar la actividad sin pagar un coste.
  3. Nos queremos demasiado a veces. Pensamos que nuestro yo futuro va a ser capaz de hacer algo que no estoy yo presente no lo es. Sobre autoestima (puntual).
  4. La experiencia de veces anteriores. Situaciones parecidas del pasado que han implicado un esfuerzo, nos lleva a pensar que esta actividad también lo hará. Y por eso procrastinamos. 
  5. Miedo a que no salga bien. O que no sea como nosotros esperamos.

¿Qué pasa en el cerebro cuando procrastinamos?

A nivel psicológico, procrastinar es un hábito muy dañino para nuestro cerebro. Recientes estudios han demostrado que la procrastinación crónica está muy relacionada con trastornos psicológicos leves: Baja autoestima, depresión, ansiedad…

Además, procrastinar nos genera altos niveles de culpabilidad por no ser capaces de cumplir con lo que nos hemos propuesto. Es importante la forma en la que te hablas a ti mismo. Si quieres saber más de esto, lee este artículo sobre la PNL.

Consejos y estrategias prácticas para dejar de procrastinar

Como te decía en la introducción, ahí van 5 estrategias prácticas para dejar de procrastinar:

  1. Dibuja tu matriz de urgencia/importancia. Esto te ayudará a tener claras tus prioridades. Como es lógico, habrá cosas urgentes que no puedas dejar de hacer. Pero esta matriz te dará una visión más amplia de a qué dedicas tu tiempo. Y si alguna de las cosas que has etiquetado como importantes no lo estás haciendo por hacer cosas urgentes, cambia.
  2. Piensa en las consecuencias. ¿Qué pasa si no haces eso que tienes que hacer? En realidad, esta estrategia práctica para dejar de procrastinar está relacionada con la anterior. Si las consecuencias son irrelevantes, quizá esa acción que estás aplazando no sea tan importante. Vamos, que más que aplazarla, deberías pensar en hacerla.
  3. Define el objetivo a alcanzar. A veces, no empezamos una tarea porque la vemos muy lejana. Pensamos que no se va a acabar nunca. Si defines el objetivo inicial antes de empezar la tarea, esto hará que veas el final. Y te permitirá lanzarte a por ella.
  4. Divide y vencerás. Si te cuesta mucho ponerte con esa tarea, igual es que es una tarea demasiado grande. ¿No crees? Para dejar de procrastinar, divide las tareas que más te cuestan en otras tareas más fáciles de realizar.
  5. Encuentra aliados. Pueden ser personas o no. Pero antes de empezar la tarea, asegúrate de tener todas las herramientas que vas a necesitar. Solo hay algo peor que procrastinar: dejar las cosas a medias.

De estas estrategias efectivas para dejar de procrastinar, mi favorita es la número 2. ¡Y te digo más! Es uno de mis mayores impulsos para hacer todo lo que hago. Intento (y lo consigo) disfrutar del camino, pero nunca pierdo de vista mi objetivo. Cuando los días son buenos, genial. Pero cuando los días son malos… Lo que me ayuda a seguir adelante es pensar en lo que voy a lograr cuando llegue a mi meta. 

¿Puede ser la procrastinación una enfermedad?

Procrastinar puede llegar a convertirse en una enfermedad. Pero, sinceramente, es bastante complicado que esto ocurra. Así que tampoco le des mucha más importancia. Si de normal te cuesta ponerte hacer las cosas, quiere decir que algo ocurre. Pero no que estés enfermo. Es posible que la tarea a realizar sea muy complicada. Es posible que te de miedo hacerla porque sale mal. O quizá el motivo es que no te gusta y te sientes obligado a realizarla.

¡Hemos llegado al final! Espero que te haya gustado este artículo sobre cómo dejar de procrastinar. A mí me ha servido para repasarlas también. 😊

Un abrazo de los que mola mazo y… ¡Feliz Navidad!

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

Organiza tu Evento

Tranquilo/a, tus datos NO se compartirán con terceros.