Dieta cetogénica : ¿es eficaz para contrarrestar el cáncer?

Si buscas en internet, vas a encontrar bastantes páginas que hablan de la dieta cetogénica y el cáncer. El problema es que muchas de estas páginas se contradicen. Así que es normal que estés un poco mareado. ¿Es cierto que la dieta cetogénica ayuda a curar el cáncer?

Soy Diego L. Rodríguez, experto en coaching oncológico y superviviente de cáncer. En este artículo vas a descubrir los beneficios de la dieta cetogénica en las células cancerosas. ¿Cuáles son los beneficios de una dieta cetogénica en pacientes con cáncer? ¿Es cierto que reduce la inflamación de los órganos afectados por las células tumorales? Y al final del artículo voy a explicarte cómo se desarrolla el cáncer a nivel celular. ¡Vas a flipar! 😊

PASO 1: 

Suscríbete a mi canal.

PASO 2: 

Dicen que una imagen vale más que mil palabras…

¡Pero un vídeo vale más que 1000 imágenes! 

Aquí tienes el artículo en formato vídeo, para hacerte la vida un poquito más fácil 😊

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

Dieta cetogénica, ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

La dieta cetogénica se llama así porque fabrica “cetonas” en el cuerpo. Las cetonas se encargan de obtener la energía que necesita tu organismo de las grasas en lugar de los hidratos. Por eso, la dieta cetogénica consiste en sustituir los hidratos de carbono por grasas. De esta forma, tu cuerpo quema las grasas (en lugar de los hidratos). 

Diego, ¿qué película me estás contando? ¿Qué tiene que ver todo esto con el cáncer? Resulta que algunos tumores utilizan las reservas de glucosa como fuente de energía para crecer. Así que, si eliminas los hidratos de tu dieta, tu cuerpo no fabricará glucosa. Y esto ayudará a frenar la reproducción de las células cancerosas.

¡Cuidado! Los pacientes con cáncer no pueden comer de todo. Por eso es importante que leas este artículo sobre la alimentación y el cáncer. Si quieres hacer una dieta cetogénica me parece genial. Pero no olvides que hay ciertos alimentos que no puedes comer. Así que lee este artículo antes de hacer la compra para la próxima semana. 😉

Dieta cetogénica para reducir la inflamación

Además de frenar la reproducción de las células cancerosas, la dieta cetogénica también reduce la inflamación. Sobre todo, si se combina con una actividad física moderada. Sí, has oído bien: actividad física. Los pacientes con cáncer necesitan realizar ejercicios específicos para fortalecer su sistema inmunitario, muscular y esquelético. Pero de esto ya hablaremos otro día.

La dieta cetogénica es una importante aliada contra el cáncer. Si te la tomas en serio y la llevas a rajatabla, lograrás unos niveles de glucosa muy bajos. Y esto desinflama a tu cuerpo. Llegando a reducir en gran medida los efectos secundarios de la quimioterapia o la radiación.

Para asegurarte de que estás logrando tu objetivo, necesitas realizarte un análisis de sangre mensual. De esta forma, podrás controlar tus niveles de cetonas, glucosa y cortisol

La pirámide cetogénica

Si te has decidido a empezar una dieta cetogénica tienes que limitar la cantidad de glúcidos diaria a 20-50 gramos. El consumo de proteínas también debe ser moderado, en torno al 20 %. Y el resto, más del 60 % de la dieta cetogénica, deben ser grasas.

Seguro que has visto alguna vez la pirámide alimentaria. Lo que vamos a hacer ahora es improvisar nuestra propia pirámide. Pero vamos a construirla a partir de una dieta cetogénica para pacientes con cáncer:

  • Base de la pirámide: 8-10 raciones diarias. Por ejemplo, 100 g de aguacate o 30 g de aceitunas.
  • Primer escalón: 5-7 raciones al día. Por ejemplo, 120 g de lechuga, zanahorias, pimientos…
  • Segundo escalón: 3-4 raciones de proteínas. Por ejemplo, 30 g de frutos secos o semillas.
  • Cúspide de la pirámide: 2-3 raciones de fruta. Por ejemplo, 30 g de manzana o 50 g de fresas.

Si comes esto todos los días, estarás haciendo una dieta cetogénica en toda regla. Pero estos son solo algunos ejemplos. Si buscas por internet seguro que encuentras dietas cetogénicas mucho más completas. Luego, solo tienes que adaptarlas a lo que un paciente de cáncer puede comer. Recuerda que en este artículo revelo los alimentos prohibidos para pacientes con cáncer.

Glucosa y cáncer

Como te he explicado antes, la glucosa acelera la reproducción celular de las células cancerosas. La forma de procesar la glucosa es diferente entre una célula sana y una célula tumoral. Ambas utilizan la glucosa como fuente de energía. La diferencia radica en que las células cancerosas la procesan más rápido. 

Una dieta cetogénica no va a curarte del cáncer. Eso me gustaría que quedara claro. Pero sí que es cierto que la reducción de glucosa ayuda a que sea más efectivo el tratamiento contra el cáncer. Y también a reducir sus efectos secundarios. 

Sobre los efectos secundarios de la quimioterapia en pacientes con cáncer podría hacer un libro entero. Lo cierto es que son un problema para que el paciente pueda recuperar su calidad de vida. En este artículo te cuento mi experiencia sobre cómo era mi vida después de la leucemia.

El efecto Warburg

¡Aviso para navegantes! Esta última parte del artículo es un poco técnica. Representa la justificación científica de por qué la dieta cetogénica ayuda a combatir el cáncer. La he incluido porque creo que es importante que conozcas cómo se desarrolla el cáncer a nivel celular. Pero entiendo que esto no le interese a todo el mundo. Así que, si no eres un poco friki, esta parte puedes saltártela.

Otto Heinrich Warburg fue un fisiólogo alemán que desarrolló la siguiente hipótesis: “la reproducción de las células cancerosas difiere de la reproducción de células sanas. Y este cambio de metabolismo es la causa fundamental de todos los tipos de cáncer”.

Esta hipótesis es la que se conoce como el efecto Warburg. A continuación, voy a desgranarla para que puedas comprenderla mejor. Esta hipótesis implica:

  • Las células cancerosas se reproducen mediante un proceso de glicólisis anaeróbica. Es decir, a través del consumo de altos niveles de glucosa seguido de una fermentación láctica.
  • Este proceso de reproducción de las células cancerosas difiere del proceso normal de reproducción de las células sanas. Estas últimas se reproducen mediante una oxidación aeróbica (lo que se conoce como respiración celular).
  • El consumo de glucosa de una célula tumoral es 200 veces superior al de una célula sana.

Igual te ha mareado un poquito esta última parte técnica. Pero ya te he dicho que si no querías entender el origen celular del cáncer podía saltártela. Lo importante es que hayas comprendido los beneficios que tiene hacer una dieta cetogénica en pacientes de cáncer. En el próximo artículo vamos a profundizar más en los efectos secundarios de tratamiento contra el cáncer. Voy a revelarte estrategias para que puedas minimizarlos todo lo posible.

Un abrazo de los que molan mazo y… ¡Feliz Navidad!

Primera sesión de coaching online gratis

Reserva ahora mismo tu cita para conocernos y descubre cómo el coaching online puede ayudarte.

Organiza tu Evento

Tranquilo/a, tus datos NO se compartirán con terceros.